Saturday 22 Jun 2024 | Actualizado a 14:35 PM

Las (9) señas de Rescalvo

Ricardo Bajo

/ 23 de mayo de 2024 / 23:10

Introducción: será el último partido del Tigre en casa en más de un mes. Los dos próximos son en Santa Cruz y en Curitiba (por Copa Libertadores). Luego el plantel descansará entre una semana y dos por la Copa América.

A pesar de ellos, no pasamos de cuatro mil hinchas stronguistas en una noche fría en el Siles. En la recta de general, un “trapo” nos hace recuerdo de un aniversario crucial en la historia del club The Strongest: este sábado se cumplen noventa años de la batalla más gloriosa de la Guerra del Chaco. Dice así la leyenda: “Lucharon en Cañada Strongest por nuestra patria, mayo de 1934, 90 años”.

Nudo: el partido -a pesar de lo ajustado del “score”- demuestra la mejoría “in crescendo” del Tigre de Rescalvo. Sus señales de identidad se van marcando como zarpazos en el “corpus” del equipo.

Son estas. Una: el español ha cambiado -en los últimos partidos- el dibujo táctico. Ha dejado de lado el 4-2-3-1 (que él mismo heredó al ínclito Lavallén) y apuesta ahora por el clásico cuatro-cuatro-dos.

TAMBIÉN PUEDE LEER:

El Tigre es amoroso

¿La razón? El factor Ortega. Rescalvo sabe que el colombiano (más allá de sus declaraciones fuera de la cancha) ha pegado un increíble descenso en su nivel (que pasa más por lo mental que por lo físico). Por eso, coloca a dos delanteros: Miranda y Triverio. El cruceño -en la media punta, en una especie de 4-4-1-1- hace lo que no hacía/hace Ortega: presiona la salida de pelota del rival. Así, robando arriba, llegarán varios goles frente a un atrevido Guabirá de Montero.

Desenlace: la segunda señal es esa precisamente: el “pressing” alto. Al grito de “ahora”, Ursino, Triverio, Miranda, Chura, Quiroga y Amoroso muerden y agobian. La tercera marca es la mejora del estado físico: se corre más y se corre mejor. La cuarta es el crecimiento colectivo e individual: Chura (el mejor frente al “azucarero”) es otro. El “wing” zurdo vuelve a gambetear, a buscar el espacio, a centrar de lo lindo. Lo mismo ocurre con Miranda (con olfato y doblete).

La quinta es el juego por los costados, abriendo la cancha. Amoroso y Ramallo (por derecha) junto a Chura no se cansan de desbordar y buscar a Triverio. Falta que los laterales suban y hagan dos contra uno. La sexta son las “contras”, el Tigre del valenciano es pura verticalidad. No hace falta tener la posesión de la pelota en un 70%.  La séptima es la solidaridad, el correr para atrás para evitar los contragolpes del rival. La octava es el trabajo psicológico. Y la novena: Rescalvo tiene a todos prendidos. El puesto garantizado no existe, a excepción del Billy.

Post-scriptum: este “nuevo” Tigre (armado por Cabanillas) es el viejo Tigre de toda la vida, ese que entregó la vida para defender la patria. Fue hace 90 años.

Temas Relacionados

La edad amenaza a Messi y a otros campeones del mundo

“A Messi habría que guardarle un lugar para el próximo Mundial. Si son 26 jugadores, ¿qué más da? Hay que guardarle la 10”, declaraba Scaloni tras conquistar el mundo en Qatar

Lionel Messi conduce el balón en el juego entre Argentina y Canadá

Por AFP

/ 22 de junio de 2024 / 12:10

Con el retiro voluntario de Ángel Di María de la selección argentina a los 36 años, la Albiceleste perderá al primero de sus héroes de Qatar cuando finalice la Copa América-2024. ¿Podrá el ejemplo del Fideo alcanzar a Messi y a otros históricos en el mediano plazo?

La edición continental de Estados Unidos-2024 será la última aventura de Di María vestido de albiceleste. De su botín izquierdo nació el gol con el que Argentina puso fin en Brasil-2021 a 28 años (18 torneos y 7 finales) sin gritar campeón.

Brasil fue la víctima de Argentina en aquella final (1-0) de Copa América en el Maracaná, un marcador que volvieron a repetir los muchachos de Scaloni en el mismo escenario en noviembre pasado ante una Seleçao devaluada, en la sexta fecha de la eliminatoria sudamericana al Mundial-2026.

Allí, en ese templo del fútbol, fue donde Di María decidió poner punto final a casi 16 años de carrera en la selección, aunque abriendo el paréntesis de la Copa América-2024 para luego abrazarse con el adiós definitivo.

La marcha del Fideo plantea el interrogante sobre qué jugadores argentinos campeones del mundo no verían la luz del Mundial norteamericano por cuestión de edad, y de inmediato las miradas apuntan al capitán albiceleste, uno de los mejores futbolistas de la historia.

Ángel Di María ante Canadá (Di María).

Lea también:

Nuevo récord de Messi: es el futbolista con más partidos en la historia de la Copa América

EL CASO MESSI

“A Messi habría que guardarle un lugar para el próximo Mundial. Si son 26 jugadores, ¿qué más da? Hay que guardarle la 10”, declaraba Scaloni tras conquistar el mundo en Qatar.

“Él se ganó el derecho a decidir qué quiere hacer con su carrera y con la selección argentina. Lo que él transmite a sus compañeros es increíble. Nunca vi a una persona tan influyente”, apuntó el DT.

Messi cumplirá 39 años apenas días después del partido inaugural del Mundial-2026 el 11 de junio en la Ciudad de México.

Competitivo como ninguno y en búsqueda de más gloria, quizás Messi intente convertirse en el primer futbolista en disputar seis Mundiales si le da a Scaloni el “ok” para el 2026.

“Vamos día a día, la verdad que estoy disfrutando (…) Todo depende de como se vayan dando las cosas e ir paso a paso, sin mirar al futuro”, manifestó el 10 tras el 2-0 a Canadá el jueves en Atlanta, en la apertura de la Copa América.

Por ahora, el récord de cinco Mundiales disputados lo comparte con Lothar Matthäus, Cristiano Ronaldo y los mexicanos Antonio Carbajal, Rafael Márquez y Andrés Guardado.

A favor de Messi juega el criterioso profesionalismo con el que ha encarado su carrera, siendo mínimas las lesiones en su etapa en Europa en la más alta competencia.

Su regularidad física y deportiva ahora bajo el sol de Miami en la MLS, y el cuidado en su vida personal, hacen del 10 un ejemplo único, por lo que es un permanente inamovible en las listas de Scaloni.

Nicolás Otamendi, defensor argentino (Otamendi).

CUATRO MÁS ‘OBSERVADOS’

Cuatro jugadores más consagrados en Qatar y que integran el plantel albiceleste para la Copa América también ven amenazada su presencia en el Mundial-2026. Son el arquero Franco Armani (37 años) y los defensores Nicolás Otamendi (36), Marcos Acuña (32) y Nicolás Tagliafico (31).

Otamendi (Benfica) ha sido una roca como defensor central durante más de una década. Tendría 38 años en 2026. A pesar de su impresionante capacidad física y su liderazgo en la zaga, el fútbol moderno exige una agilidad y velocidad que, a esa edad, puede ser un problema.

Prueba de ello, su suplencia ante los «canucks», cediendo su lugar a Lisandro Martínez, o los tres metros que le sacó el uruguayo Darwin Núñez en una espectacular corrida en La Bombonera, en la victoria 2-0 de la Celeste sobre Argentina por la quinta fecha del premundial-2026.

Los laterales Acuña (Sevilla) y Tagliafico (Lyon) también enfrentan la realidad del paso del tiempo. Acuña llegaría con 34 mientras que Tagliafico se presentaría con 33, pero a dos meses de los 34. Sus llamados dependerán de los rendimientos y de la inevitable renovación generacional en esas posiciones, para las que Scaloni ya ha probado con nuevos rostros.

Con 37 años, el caso de Armani es menos preocupante al ser el golero suplente de Emiliano Martínez, pero aún así la avanzada edad con la que llegaría al 2026 -próximo a los 40- es una cuestión a revisar pese a su ascendencia en el grupo y las millas acumuladas como ‘1’ de River Plate.

Comparte y opina:

Una fallona República Checa solo logra empatar (1-1) ante Georgia

Con este resultado, los georgianos y los checos conservan sus opciones de clasificarse para los octavos de final, al menos como mejores terceros del grupo F

El juego aéreo de los checos ante la defensa de los georgianos

Por AFP

/ 22 de junio de 2024 / 11:51

La selección de la República Checa empató este sábado contra Georgia (1-1) en Hamburgo un partido del grupo F de la Eurocopa marcado por la falta de eficacia de los primeros.

Con este resultado, los georgianos y los checos conservan sus opciones de clasificarse para los octavos de final, al menos como mejores terceros del grupo F, del que también forman parte Portugal y Turquía, ambos con una victoria, que se enfrentan a partir de las 12.00 (hora boliviana).

El conjunto de Ivan Hasek dominó con claridad el encuentro y dispuso de múltiples ocasiones, pero se vio frenado por las numerosas paradas del portero georgiano Giorgi Mamardashvili, que juega en el Valencia.

Tras haber perdido (2-1) en su debut en el torneo ante Portugal, los checos no podían permitirse una segunda derrota y empezaron cercando en su área a una defensiva Georgia.

Los nervios de los hombres de Hasek aumentaron tras un gol anulado en el 23 a Adam Hlozek, delantero del Bayer Leverkusen.

Tras consultarlo en el VAR, el árbitro lo anuló, ya que el balón rebotó en el brazo del jugador checo.

Lea también:

Sin Mbappé, Francia empata contra Países Bajos

GEORGIA TUVO LA ÚLTIMA

La ley no escrita del fútbol dice que quien perdona lo acaba pagando y así sucedió cerca del descanso con un penalti a favor de los georgianos después de un lanzamiento de falta de su estrella, Kvicha Kvaratskhelia, que rebotó en el brazo de un rival.

George Mikautadze aprovechó la pena máxima en el 45+4 y marcó su segundo gol en esta Eurocopa.

Una derrota dejaba a República Checa al borde de la eliminación. Pero evitó ese escenario gracias a un gol del ariete Patrick Shick.

El atacante del Bayer Leverkusen, vigente campeón de la Bundesliga, aprovechó un remate al palo de su compañero Ondrej Lingr y no perdonó en el 59.

Los checos dispusieron de múltiples ocasiones durante la media hora final, pero no lograron marcar.

También tuvo una clara ocasión Georgia al final del encuentro, pero la falló Saba Lobjanidze, que había sustituido a Kvaratskhelia.

Comparte y opina:

La Conmebol no incluye a Ugarte como el cuarto jugador con más partidos en la Copa América

El hijo del delantero nacional reclamó por este error cometido por el ente máximo del fútbol sudamericano

El boliviano Víctor Agustín Ugarte celebra el título de 1963

Por Paulo Apaza

/ 22 de junio de 2024 / 11:38

La Conmebol en sus redes sociales dio a conocer los jugadores que tienen más partidos en la Copa América. Sin embargo, el delantero nacional Víctor Agustín Ugarte no aparece en dicha lista, a pesar de haber disputado 30 encuentros.

Según el ente máximo de fútbol de la región: Lionel Messi ostenta el primer lugar de los jugadores con más partidos en la Copa América, con 35 juegos. Le sigue el chileno Sergio Livingstone con 34 y el brasileño Zizinho (33).

De acuerdo con el libro ‘La Historia de la Copa América’, el boliviano Víctor Agustín Ugarte tiene 30 encuentros disputados en este certamen y en 1963 se consagró campeón.

Lea también:

La selección boliviana está lista para su debut por la Copa América

“Un gran error de la Conmebol al obviar a mi papá siendo que el participó en 30 juegos de las copas sudamericanas y ser el cuarto jugador con más participaciones ¿Yo no sé por qué la FBF (Federación Boliviana de Fútbol) no reclama este error?”, señaló en sus redes sociales Juan José Ugarte, hijo de Víctor Agustín Ugarte.

La Conmebol coloca al peruano Yosimar Yotún como el cuarto con más presentaciones, tras jugar 27 encuentros. Le sigue el colombiano Carlos Valderrama.

Comparte y opina:

Jerarquía de campeón… y Messi

Jorge Barraza, columnista de La Razón

/ 21 de junio de 2024 / 22:41

Debemos dar vuelta la media del comentario y empezar por Canadá. Un equipo físicamente muy duro. Y lo hace sentir: raspa. Siete de sus once titulares afrodescendientes, que ya sabemos son atléticamente fantásticos, ágiles, fuertes, rápidos, resistentes.

El Canadá que en Catar compuso un partido sensacional ante Bélgica y el Canadá que hace 13 días empató 0 a 0 con Francia en Burdeos. Ese día, Deschamps alineó completo el once que debutó en la Eurocopa ante Austria. Todos, Kanté, Camavinga, Dembelé, Griezmann, Thuram, salvo Mbappé, que entró en el segundo tiempo por Giroud.

Con un agregado: jugó a fondo Francia, pero no lo peloteó, fue parejo. Ese Canadá evolucionado y que dejó la piel en el estreno de la Copa América fue el rival de Argentina. El Canadá de Alphonso Davies y de Jonathan David, quien marcó 26 goles y dio 7 asistencias esta temporada en el Lille.

El que tiene a todos sus jugadores actuando en Alemania, Inglaterra, España, Italia, Escocia o en la Premier League. Y que posee, además, un técnico de prestigio, Jesse Marsch, quien entrenó en Austria, Alemania e Inglaterra (salvó del descenso al Leeds en la última fecha de 2022).

TAMBIÉN PUEDE LEER:

Mucha repercusión, escasa recompensa

Para muchos, por desconocimiento, Canadá es un rival para hacerle cinco. Pero no. Puede que Perú y Chile le ganen al equipo de la hoja, pero les va a costar un poco.

A Argentina le costó, debió trabajar el partido más de la cuenta, sin embargo, impuso su jerarquía de campeón y superó el debut, siempre difícil en todo torneo. Aunque a los 8 minutos Di María quedó sólo con el arquero Crépeau y definió apurado, al cuerpo, dando la primera señal de peligro a favor, se vio sorprendido en el primer tiempo el equipo de Scaloni por la desenvoltura y la potencia física de los americanos del norte.

“Finaliza el primer tiempo en el que Canadá estuvo mucho, mucho más cerca del gol que Argentina”, dijo el relator de la televisión. No fue así. El computo de las situaciones claras de gol, que es la más importante de todas las estadísticas, dice que Argentina tuvo 8 (aparte de los dos goles), frente a 3 de los canadienses, que debutaban en la Copa América y lo hicieron muy bien.

«Tuvimos una gran actuación, creamos ocasiones, aunque también cometimos errores tontos en defensa», dijo Jesse Marsch en conferencia. Y aseguró que, en general, su equipo estuvo mejor incluso de lo que esperaba. Luego, se refirió al partido de Lionel Messi y lo elogió: «Creo que hemos tenido un buen plan de partido (contra el juego de Leo) y hemos ejecutado muchas cosas bien, pero es tan bueno que sigue haciendo esas jugadas. Las dos pelotas que dio en los dos goles son de clase mundial».  

Efectivamente, el genio de Rosario definió el partido en dos pases notables, uno a Mac Allister y otro a Lautaro Martínez. Insólitamente, falló en lo que nunca falla: dos ocasiones clarísimas, que tratándose de él son goles seguros, se le escaparon. Pero luego inventó los dos tantos del triunfo. “Si Messi está feliz, todos estamos felices”, dijo hace muchos años Pep Guardiola. Entendía que, si lo tenía a gusto, el Barcelona disfrutaría. Así fue. Así es con Argentina desde hace tiempo, se lo ve radiante dentro de la selección, con el grupo, con el cuerpo técnico (Scaloni es otro Guardiola en el trato especialísimo con el 10). Desde lo deportivo, lo habíamos advertido en los últimos partidos con el Inter Miami y, sobre todo, en el cotejo preparatorio ante Guatemala: está bien en lo físico, Leo, rápido, aguanta la pelota en los cuerpo a cuerpo y, si puede hacer eso, desnivela desde lo mental. Su inteligencia, su magia, su técnica, pero especialmente la velocidad con que procesa las jugadas es muy superior al resto de los futbolistas, infinitamente más que Bellingham, Vinicius o Mbappé, los tres candidatos al Balón de Oro. Mapea la cancha y decide en el acto. Y siempre con brillantez.

Arrancó bien la Copa. En líneas generales, bello espectáculo, sobre todo por el grado de oposición que presentó Canadá, que se ganó el respeto de todos. Bien plantado, generando riesgo al rival. Lo inentendible es que el DT norteamericano Marsch alineara de entrada a Buchanan, jugador limitadísimo, y dejara en el banco a Shaffelburg, un puntero derecho a la antigua, de raya, con habilidad y desborde a pura gambeta, que complicó seriamente a Argentina cuando entro, tanto que obligó a Scaloni a cambiar toda la defensa: Tagliafico por Acuña (no lo podía parar a Shaffelburg) y Otamendi entró por Paredes para hacer una línea de cinco atrás y cuidar la ventaja, hasta ese momento, de 1 a 0.

No fue la Argentina irresistible de la Copa del Mundo, sí tuvo solidez y supo cambiar en el entretiempo para ganar el partido. Nos dijo una vez Bolillo Gómez: “La diferencia entre Argentina y Brasil y los demás sudamericanos es que lo que ellos hacen mal en el primer tiempo lo corrigen en el segundo, nosotros al partido siguiente”.

Los números son contundentes: 65% a 35 de posesión en favor de Argentina, 8 situaciones de peligro a 3, 7 córners a 4, 9 remates a portería contra 2. Y 2 goles a 0. Mucha diferencia. Igual, algunas lucecitas amarillas en la Albiceleste para prestarles atención: se sostuvo una vez más en Messi, en Dibu Martínez, que salvó un gol en notable tapada, y en Cuti Romero, zaguero extraordinario, de cualquier época. El resto acompañó, no todos bien. Argentina tiene un promedio de edad de 28,5 años. Para esta Copa le da, más adelante debe rejuvenecerse. Lo bueno: de los últimos 40 partidos, Dibu lleva 29 vallas invictas, de lo que se infiere que no es fácil convertirle. Otro positivo: marcaron sus dos delanteros, Julián Álvarez y Lautaro.  

Lo bueno: la imponencia del Mercedes Benz Stadium de Atlanta, Georgia, y la puesta en escena inaugural dieron tinte de Copa Mundial. Lo malo: el campo es de piso sintético, lo cambiaron a césped natural 48 horas antes. Para hacerlo rápido plantaron los panes de pasto sobre el artificial. No pegó bien y los jugadores resbalaban. Una falla gruesa, hace siete meses que se sabía que el juego de apertura era allí.

Comparte y opina:

Chile y Perú se estrenan con empate 0-0 en la Copa América

Se trató de un partido trabado, con la tensión que suele rodear cada Clásico del Pacífico. Ninguno de los dos, en un choque que fue muy espeso, encontró vías para imponerse con claridad a su adversario

Incidencia entre Perú y Chile

Por AFP

/ 21 de junio de 2024 / 22:28

Chile y Perú empataron este viernes 0-0 en el debut de ambos en el Grupo A de la Copa América de Estados Unidos-2024, en un partido espeso en el que el incombustible Claudio Bravo tuvo una decisiva actuación en la portería.

A sus 41 años, sobreviviente de la ‘Generación dorada’ que dio a Chile los títulos de Copa América de 2015 y 2016, Bravo le negó goles a Miguel Araujo en el minuto 43 y Gianluca Lapadula en el 57 y en el 89 para sostener a su equipo de pie en el AT&T Stadium de Arlington, en Texas.

La mejor oportunidad de la Roja la tuvo previamente Alexis Sánchez a centro de Víctor Dávila en el 16, pero pateó por encima del travesaño.

La campeona mundial Argentina había abierto el grupo el jueves, con un triunfo 2-0 ante Canadá.

El próximo martes, en la continuación de esta llave en la que Lionel Messi y compañía se perfilan como amplios favoritos, Perú enfrentará a Canadá y Chile a Argentina.

Lea también:

La selección boliviana está lista para su debut por la Copa América

Díaz (der.) busca el balón con Flores. (AFP)

TENSIÓN A FLOR DE PIEL

Se trató de un partido trabado, con la tensión que suele rodear cada Clásico del Pacífico. Ninguno de los dos, en un choque que fue muy espeso, encontró vías para imponerse con claridad a su adversario.

Había miradas puestas en el duelo de entrenadores entre el argentino Ricardo Gareca, con Chile, y el uruguayo Jorge Fossati, al mando de Perú. El pasado de Gareca como timonel de la selección peruana, a la que llevó al Mundial de Rusia-2018 después de 36 años de ausencia, concentraba focos.

No obstante, el pulso de técnicos acabó sin ganador.

Los mejores momentos de Chile llegaron a mediados del primer tiempo. Sánchez, al cuarto de hora de juego, desperdició un gran pase de Dávila con el arco a su merced. Era un chance de oro y el delantero se llevana las manos a la cara lamentándose por su falta de precisión.

Dávila y Sánchez siguieron apretando en las siguientes acciones, pero los australes terminaron diluyéndose con el correr del cronómetro.

Y sin ser dominante, Perú tuvo después sus ocasiones.

Siempre se encontró con un Bravo seguro bajo los tres palos y también echó en falta mayor tranquilidad a la hora de definir.

El guardameta tapó un cabezazo de Araujo al borde del descanso y en la segunda mitad controló un par de remates de Lapadula, aunque el atacante de la Bicolor no empalmó bien la pelota en ambas oportunidades, facilitándole el trabajo al cancerbero.

SÉPTIMA VEZ

Bravo juega su séptima Copa América.

El portero del Betis se convirtió de este modo en el jugador chileno con mayor cantidad de ediciones disputadas, dejando atrás al mítico Sergio Livingstone.

El récord absoluto es compartido por el ecuatoriano Alex Aguinaga y el uruguayo Ángel Romano, con ocho participaciones por cabeza en el torneo.

Comparte y opina: