jueves 19 may 2022 | Actualizado a 19:13

Importancia de la memoria histórica: Autopsia de infancia

La autoficción argentina estará en el Teatro Grito el 19 y 20 de julio

/ 17 de julio de 2019 / 15:42

Irene y Julieta se enfrentan a su miedo más profundo: la ausencia. Su madre, tras descubrir el diario de la Nona, revive los sucesos posteriores a la desaparición de su padre en la dictadura militar. La puesta en escena cordobesa (Argentina) Autopsia de infancia —que se presentará el 19 y 20 de julio a las 20.00 en Casa Grito (José María Zalles Nº 393, San Miguel )— reflexiona sobre las secuelas de la dictadura y la importancia de la memoria.

“Es fundamental trabajar la memoria en el arte hoy, ya que nunca debemos dejar de mirar las injusticias pasadas, así evitaremos que se repitan en el presente. No se deben olvidar los acontecimientos que generaron tanto dolor y que siguen resonando en las nuevas generaciones. La memoria es fundamental para construir hoy un país justo. Particularmente en Argentina, la memoria sigue muy presente en eventos tanto artísticos como marchas anualmente. Sin embargo, nos parece importante también traer la obra a Bolivia por la actual situación política del país”, explica Florencia Herbas Loureiro, dramaturga y directora de la obra.

La obra —dirigida por Herbas Loureiro y David Carranza      Fisher— cuenta con las actuaciones de Guadalupe Camusso, Melisa Canavesio y Carla Resl. El diseño de luces y sonido es de Rosa Oriana Florez Pinedo.

“La obra es una autoficción, por lo tanto, la ausencia de un pariente y su afectación en el presente está trabajada desde la historia familiar mía —como dramaturga y directora— y como testimonio. El texto incluye fragmentos del diario íntimo de mi abuela, escrito días después a la desaparición de su esposo”, agrega la directora.

Para las actrices la obra significó un trabajo complejo, ya que requería respeto por los documentos verídicos y, al mismo tiempo, la debida distancia para poder trabajar los personajes técnicamente. “En el proceso creativo estuvieron presentes de forma constante reflexiones acerca de los hechos históricos y de la postura ética desde donde queríamos trabajarlos”.

Para más información comunicarse con el teléfono 6990 6649 o al Whatsapp +5493517557873.

Comparte y opina:

Mirar El Alto desde las familias

La fotógrafa Wara Vargas ha guiado el camino de 11 artistas que retratan vivencias familiares

/ 9 de mayo de 2022 / 04:50

Llevan casados 57 años. Sabino Condori y Benita Condori iniciaron su familia en la ciudad de El Alto en 1977, cuando en la zona 16 de Julio había pocas casas de adobe y una laguna en la plaza Libertad, donde hoy está el teleférico Azul”, explica Marlen Incapoma, quien retrató a esta pareja que encabeza una familia con ocho hijos y a través de la cual cuenta una de las miles de historias que se viven a diario en esta urbe. Incapoma es una de las artistas que participaron en el taller facilitado por la fotógrafa Wara Vargas Lara e impulsado por el Museo Nacional de Arte, en el que del 9 al 21 de mayo se exhibirá Mirar: habitantes de la ciudad de El Alto, en su sala Estudio 1.

“Contar nuestras propias historias, desde nuestras vidas y las realidades que nos acompañan, es el propósito de esta muestra. Mirar es una exposición que reúne historias de la ciudad de El Alto, contadas por fotógrafas y fotógrafos alteños”, expone Vargas Lara, quien seleccionó obras de 11 autores para esta exposición.

Entre estos está Joel Quispe Pacheco, quien retrató a don David Sánchez. “Desde las seis de la mañana se dedica a rellenar con tierra parte de los baches que están en la avenida 6 de Marzo a cambio de las monedas que algunos conductores le regalan, él se deja fotografiar y nos cuenta que se puede ayudar a la urbe y también ganar el pancito de cada día”.

Gabriela Mamani Ramos se detuvo a observar a dos hermanas. “Saraí y Ahílin son niñas muy alegres que viven en la zona San Luis, San Roque del Distrito 7 de la ciudad de El Alto. Diariamente recorren largas distancias acompañadas de su madre para llegar a su unidad educativa.

Malahierba Wichhu es el nombre artístico de Noemí Gonzáles, que hizo una serie sobre el punk alteño. “Encontré en este movimiento lo hostil y a la vez lo liberador de estar en un espacio donde en colectivo nace la fuerza de rebelarse contra los abusos y la inmundicia de la autoridad. La autonomía y autogestión de esta ciudad se la pasan sacándole la lengua al sobrevalorado concepto de “desarrollo” del capitalismo que somete a nuestra sociedad, ahí también está lo punk ¿no ves qué?”.

Completan la lista de artistas participantes Ana Huiza, Danna Lupe Guzmán Apaza, Daneyva Laura, Denis Yujra, Karen Choque, Luis Cuchuta y Santos Winston. Ellos comparten a través de imágenes, desde el corazón de la urbe, la belleza e importancia de sus historias familiares.

LA GRÁFICA

PAREJA. Cuando Sabino y Benita llegaron a El Alto, era una pampa llena de pajas y se podía ver el Chacaltaya y Wayna Potosí. Recordando juntos, Marlen Incapoma

Hilos. El color y la textura de los hilos se unen gracias al trabajo de hilanderas y tejedoras. Santos Winston Miranda.

Música. Esta serie fue desarrollada desde una mirada casual, conmovida y convencida de la autora. El punk grita más alto en El Alto, Noemí Gonzáles.

Artesanía. Lucía Mamani tiene 50 años y trabaja con el tejido en manta casi 20 años. Detrás de un gran trabajo existe una gran persona, Daneyva Laura.

Atados. Es de noche y se ve a estas dos personas de espaldas cargando sus bultos, una imagen muy típica en la ciudad. Denis Yujra

Mixtura. Jugando con el negativo, una fotografía rodeada de confeti de colores. Luis Cuchuta

Hermanas. Saraí y Ahílin Mamani Muchia retornan a su casa jugando y viendo el atardecer en la ciudad. Gabriela Mamani.

Retrato. Isidora tiene 98 años. Ella conserva fotografías de su vida antes de la muerte de su esposo y compañero: mi abuelo. Ana Gabriela Huiza Capo.

Fiesta. El recuerdo familiar de una boda acompañará una foto de un atado de lirios de agua o cartuchos. Karen Choque.

Memoria. Imagen de juventud de una mujer alteña que hoy se moviliza con ayuda de un bastón. Danna Lupe Guzman Apaza.

FOTOS: MUESTRA ‘MIRAR: HABITANTES DE LA CIUDAD DE EL ALTO’

Comparte y opina:

Desacuerdo: Susana Bejarano vuelve a la Tv

La politóloga y gestora cultural regresa con un programa que busca conciliar miradas políticas y promover a nuevas voces

Susana Bejarano, politóloga

/ 9 de mayo de 2022 / 04:43

De 2012 a 2019, el programa de análisis político Esta casa no es hotel tuvo cautivo al público cada domingo en horario estelar. El programa fue creado y conducido por la politóloga tarijeña Susana Bejarano Auad, quien regresará este domingo 8 de mayo con una nueva propuesta: Desacuerdo, para polí[email protected] de todas las edades.  

“Hace un par de meses que me habían propuesto regresar a la televisión y luego de una reunión con RTP, decidimos crear un espacio. Diseñé un programa que no sea Esta casa no es hotel, pues vi que el formato ya estaba agotado. Si bien la apuesta sigue siendo proponer un espacio plural, Desacuerdo: para polí[email protected] de todas las edades se refiere a que existe en Bolivia una tensión que muestra  que tenemos desacuerdos macro. A partir de esos desacuerdos  —con la pobreza, el machismo, subdesarrollo, exclusión… — el programa partirá del negativo, en función a los marcos que no queremos permitir como sociedad”, expone la también consejera de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

El objetivo de este programa es ofrecer pluralidad de voces, con  partes y contrapartes de un desacuerdo, para justamente llegar a un acuerdo. “Estamos llenos de espacios acostumbrados a atraer a quienes piensan como uno. Los resultados de las elecciones fueron una alerta de la sociedad sobre la necesidad de generar espacios en que se dialoguen ideas contrastadas, distintas”.

Los medios frente a las redes sociales

Cada programa arrancará con datos fidedignos como punto de partida del análisis. El objetivo es cruzar la oferta de noticias con los datos, para ello se usarán fuentes de información tradicionales como la prensa escrita, en contraste a lo que se pueda observar en las plataformas digitales.

“Son importantes las herramientas digitales, saber de qué se está hablando en las redes sociales, más allá del círculo rojo de la política”, destaca Bejarano, quien percibe que los ciudadanos ven a los medios de comunicación masiva como un actor político más y no así como mediadores. Por ello, esta especie de termómetro en las redes mostrará tanto lo que se habla en la prensa como lo que impacta realmente en la ciudadanía.

Las redes sociales, además, permitirán que el debate no se extinga en la hora de duración del programa, sino que se prolongue a través de las plataformas, en una búsqueda de mayor pluralidad y participación de la ciudadanía.

Otro de los objetivos de esta propuesta es trabajar con expertos en los temas a tratar y posicionar también a nuevas voces en la palestra política. “Ha habido un remezón en el orden político. Estamos en un uevo momento, por lo que hay que poner el ojo en la tensión, en nuevas ideas, en nuevas voces en la cosa pública, así como en  otras voces que todavía no están consolidadas. El traer especialistas romperá con esta tendencia de recurrir a todólogos, que es un error en el que caemos a menudo. Es importante que existan voces especialistas en los temas a tratar. Y además las nuevas tecnologías —como el Zoom— nos permitirán acceder a importantes voces territorializadas más allá del eje central, para incorporar a los otros departamentos en el debate”, agrega Bejarano.

La mesa está servida. Desacuerdo se estrenará este domingo 8 de mayo a las 21.30 por la red RTP.

Politóloga. Susana Bejarano nació en Tarija. Estudió en la Universidad Nuestra Señora de La Paz y tiene un diplomado en Educación Superior. Es candidata a máster en Relaciones Internacionales e Integración por el CIDES y becaria del Instituto de Altos Estudios Internacionales en Ginebra a la maestría en Política Pública Aplicada con enfoque de género.

Comparte y opina:

La fiesta de la música barroca y renacentista

En su versión XIII, el festival organizado por la Asociación Pro Arte y Cultura reunió a 48 grupos provenientes de 16 países

Encuentro. Juilliard 415 (Estados Unidos) y Urubichá

Por Miguel Vargas

/ 2 de mayo de 2022 / 02:16

Son las 19.30 del domingo 24 de abril y, aunque el concierto se anunció para las 21.00, la fila de espectadores ya da vuelta a la iglesia de San Roque. Esta noche toca el Coro y Orquesta Arakaendar de Bolivia junto al Royal College of Music Barroque Orchesta del Reino Unido. La expectativa se siente en la larga hilera de personas que van llegando presurosas a esta fiesta cruceña: El XIII Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana Misiones de Chiquitos ha regresado a Santa Cruz con más fuerza y cariño después de los golpes de la pandemia.    

Esta versión del evento organizado por la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC) se inició el viernes 22 de abril con conciertos en Santa Cruz de la Sierra, Pailón, San Xavier, Concepción, San Ignacio de Velasco y San José de Chiquitos. En los días siguientes se sumaron Porongo, Cotoca, San Julián, Roboré, Santa Ana, San Rafael, San Miguel y Santiago de Chiquitos.

El evento internacional rescata el legado musical de las Misiones Jesuíticas en Bolivia. Tras cuatro años de silencio, regresa con fuerza con 132 recitales durante 10 días. Presentan sus repertorios 30 agrupaciones nacionales y 18 del extranjero; más de 1.000 artistas de 16 países.

En la apertura destacó la coproducción Barroqueando con niños y jóvenes, en la que un nutrido grupo de artistas de Polonia y Bolivia se unieron para interpretar piezas de Vivaldi, Haydn y Zipoli, entre otros. También en la jornada inaugural estuvo Juilliard415 (Estados Unidos), que compartió escenario con el emblemático Coro Urubichá (Bolivia). Destacaron también la Orquesta Barroca de Santiago (Chile), Nadja Zwiener (Alemania), La Barroca del Suquía (Argentina) y Ryo Terakado (Japón) y Sungyun Cho (Corea).

“Tenemos un verdadero tesoro, porque no solamente vamos a ver a nuestros chicos de las orquestas de las misiones y de la ciudad, sino que también presenciaremos a verdaderas estrellas de la música internacional tocando con ellos”, indicó el presidente del directorio de APAC, Percy Áñez Castedo antes del evento.

“Mientras los músicos practiquen y canten lo creado por los misioneros jesuitas, habrá gente dispuesta a deleitarse con ellos”, agregó por su parte el padre Piotr Nawrot, director artístico del festival.

Para las 21.00 del domingo 24 de abril la Iglesia de San Roque de la capital cruceña está completamente llena. Todos los conciertos finalmente serían gratuitos por complicaciones con los impuestos, pero la gente demostraría su cariño y compromiso con el festival realizando contribuciones voluntarias en el ingreso.

Entonando la obra peruana Hanacpachap cussicuinin, el Coro Arakaendar ingresó al templo y, una vez ubicado en el altar, continuó con el Ave María de Ennio Morricone. Se unieron los instrumentistas —dirigidos por Ashley Solomon— con violines, viola, violonchelo, contrabajo, oboe, fagot, clavecín, órgano y tiorba. La fiesta terminó con una larga ovación de pie.

Este 1 de mayo será el cierre del festival con seis conciertos, entre los que destaca Barroco Monumental, una presentación que incluye a 160 músicos de Bolivia y Estados Unidos en el teatro del Santa Cruz Cooperative School, en una apuesta por una comunidad que celebra la música.

LA GRÁFICA

Orgullo. Mercedes Papu, de Urubichá, (izquierda) la primera indígena en dirigir a Juilliard 415. Foto: APAC

Foto: APAC

El Coro de Niñas Skowronki de Polonia. Foto: APAC

Música. Piotr Nawrot, director artístico del Festival. Foto: APAC

Coro y Orquesta Palmarito – Santa Rosa. Foto: APAC

FOTOS: APAC

Comparte y opina:

Saberes sobre el café

Mauricio Díez de Medina brindará un taller para evaluar fragancia, aroma, sabor, posgusto, acidez, cuerpo y balance

Experto. Mauricio Díez de Medina domina toda la cadena productiva del café

Por Miguel Vargas

/ 2 de mayo de 2022 / 01:40

La selección de un buen café es un arte. El resultado se puede sentir en la taza recién servida: fragancia, aroma, sabor, posgusto, acidez, cuerpo y balance son las características que se toman en cuenta para la evaluación. Si se desea aprender a comprar un buen café o saber cómo pedir uno de nuestra preferencia en una cafetería, uno de los expertos más importantes de Bolivia —Mauricio Díez de Medina— brindará pautas en el taller “Ven y aprende a conocer para elegir tu  mejor café”, que se realizará el 7 de mayo en el restaurante Gustu. Los interesados pueden llamar al 73240135. El costo es de Bs 250.

El taller se iniciará con una introducción a la cultura del café, abordando el origen de la planta y la bebida, para continuar con todo lo que sucede con el café, desde la flor hasta la taza. Habrá cuatro degustaciones para distinguir sensorialmente el café. 

Díez de Medina es gerente general de Roaster Boutique SRL, que lleva más de 24 años en la industria del café. Empezó como productor y se fue expandiendo en toda la cadena productiva, como productor, tostador y exportador, convirtiéndose en uno de los más destacados especialistas.

—¿Qué características se debe considerar al comprar un buen café?

—Para elegir un buen café, se deben tomar en cuenta varios aspectos, el primero y más importante es identificar al tostador, debe ser de especialidad. Ellos no comercializan su producto en supermercados o grandes cadenas de alimentos porque uno de los aspectos fundamentales del café de especialidad es que se debe consumir hasta los 56 días de la fecha de tostado, esto para garantizar el 100% de sus cualidades.

El envase, un café de especialidad debe tener como mínimo la información del origen: productor, variedad, altura, región y proceso. Es importante también identificar la fecha de tostado y tipo de tostado.

—¿Qué beneficios trae el tener una buena cultura del café?

—Todo conocimiento ayuda a mejorar tu experiencia y te brinda herramientas para poder elegir. Sin duda, en el mundo del café, tener cultura y conocimiento sobre este producto te permitirá diferenciar, seleccionar y disfrutar las múltiples ofertas que existen de café, mejorando tu experiencia.

—¿Qué procesos hay que cuidar en todo el proceso del café?

—En cada una de las etapas de la cadena del café, se deben cuidar todos los aspectos. Un café de especialidad se caracteriza por su delicado proceso en cada etapa, desde la caficultura, cosecha seleccionada, procesos de fermentación, secado adecuado, selección y conservación del grano verde, curvas de tostado, almacenamiento del café tostado, conocimiento y técnicas de preparación. Y en cada una de estas instancias, el empleo de la adecuada tecnología también marcará la diferencia.

—¿Qué tipos de café son los que prefieren los bolivianos?

—Lamentablemente, todavía más del 70% del café que se consume en Bolivia sigue siendo café neofilizado (café instantáneo e industrializado), sin embargo, en los últimos años la tendencia de consumo de cafés puros se ha incrementado en un 10% anual, posicionándonos como uno de los países en Latinoamérica donde la cultura del café aumenta exponencialmente.

Me siento orgulloso de haber iniciado hace 11 años esta tendencia, generando un espacio donde se puede disfrutar del café de especialidad, se transmite cultura, se forman profesionales, además de haber acompañado y aportado a muchos emprendimientos en la industria del café.

Comparte y opina:

Jail Ibáñez: Preservar el día a día a través de la fotografía

‘Desde la sombra’ es el nombre de la serie que propone este joven fotógrafo, en la que retrata sus vivencias a través de su entorno

Por Miguel Vargas

/ 25 de abril de 2022 / 15:23

Unos niños jugando en la calle despreocupados por la pandemia, la amarga espera en un hospital, la naturaleza floreciendo en todo su esplendor… Todos estos son momentos que el fotógrafo Jhozua Atreyu Ibáñez Loayza —cuyo nombre artístico es Jail Ibáñez— ha capturado en su entorno y que han formado parte de su concepción de la realidad en algún momento de su vida. Él ha reunido estas imágenes en una serie denominada Desde las sombras.

A sus 18 años, este artista paceño ha tenido muchas experiencias que han marcado sus percepciones a través del lente de su cámara. Comenzó probando en diferentes ámbitos artísticos, como la pintura, el dibujo, la música y el audiovisual. Fue en la Escuela de Cine y Artes Audiovisuales (ECA), en la Academia Nacional de Bellas Artes (ANBA) y en el Conservatorio Plurinacional de Música donde dio sus primeros pasos, pero la fotografía tomó especial importancia cuando detectaron que su madre tenía cáncer de tiroides. “Ella estaba confrontada ante la muerte. Ahí cambio mi perspectiva de vida. Fue el detonante, por el temor a la muerte y al tiempo que uno tiene como ser vivo, partiendo de la idea de que, al captar un momento, éste puede ser eterno en una imagen. Creo que me favoreció mucho porque empecé a buscar momentos milagrosos que no suelen ser captados, porque se consideran habituales y rescatarlos en una imagen”. Así, cogió una cámara y empezó a coleccionar estos instantes, mundos alternos que se pasan de largo.

La serie repasa el transcurso de su vida,  donde destaca detalles y espacios de su entorno, La Paz, haciendo hincapié en las personas que ve en esos momentos. “Al comienzo uno no se acerca ni se identifica con lo que le es extraño, pero con el tiempo aprende a ver más allá, a conectar con esos detalles que pueden pasar desapercibidos, como las personas, sitios, detalles, figuras, rostros… Eso es lo que quiero rescatar de esas personas que están bajo la sombra”, explica el fotógrafo.

Los retratos abundan no solo en esta serie, sino en su producción en general. Se detiene a retratar tanto a los artistas de un concierto callejero como a los espectadores; así como a quienes lanzan agua y espuma en Carnaval, y a sus víctimas.  “Pienso mucho en lo espiritual de cada toma, pues trato de no solo retratar lo físico, sino de abocarme más a la esencia de una persona. No siempre podemos observar a las personas como si fuéramos nosotros mismos, por eso trato de conocer al otro en imágenes, es esa búsqueda de identificarnos con la otra persona, que nos ayude  a entender quiénes somos y generar un lazo. No estoy disparando con la cámara, sino con mi espíritu, mi cultura, mi ser”.

Por eso, su objetivo es plasmar su vida y su alma en las imágenes que capta. “Espero poder evolucionar más en la fotografía, poder darme el lujo de expandir mis horizontes y documentar, retratar esos espacios mágicos que el mundo nos ofrece”.

LA GRÁFICA

Autor. Jhozua Atreyu Ibáñez Loayza nació el 7 de junio de 2003 en La Paz. Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

Foto: Jail Ibáñez

FOTOS: JAIL IBÁÑEZ

Comparte y opina:

Últimas Noticias